Vea también:
Iglesia de San Marcos. Se construyó a finales del siglo XVI y fue ampliada a finales del XVII. Parece que el panel de azulejos dedicado a San Marcos tiene relación con este hecho. El terremoto de Lisboa de 1755 afectó gravemente a la estructura del templo, como ocurrió a buena parte de las construcciones de la comarca. Las labores de reconstrucción concluyeron a finales del siglo XVIII. Es una iglesia de grandes dimensiones, de planta basilical, con una gran nave central cubierta con bóveda de arista y dos naves laterales cubiertas con bóveda de cañón, de menor altura, para dejar pasar la luz al interior. La torre, acabada con posterioridad, compuesta por tres cuerpos y rematada con un pináculo, está situada junto a la fachada barroca y se considera la torre más alta de la provincia de Huelva. Toda la construcción refleja el sobrio estilo barroco desarrollado por el Arzobispado Hispalense en la segunda mitad del siglo XVIII. La parroquia contó con un importante conjunto mobiliario perdido en su mayoría durante los disturbios del verano de 1936. Esto es una constante en la mayoría de las iglesias, ermitas y conventos de la comarca. Se conservan piezas sueltas pertenecientes a retablos o altares como las esculturas de San Marcos o San Antonio, del siglo XVIII; los púlpitos de forja y la pila bautismal, del siglo XVIII; y el ajuar de plata, de los siglos XVIII y XIX. Ermita de la Reina de los Ángeles. Es una construcción fiel a la tipología de los templos mudéjares, con arcos transversales de finales del siglo XIV y comienzos del XV, muy extendida en la zona. Sólo conserva de este periodo el presbiterio de planta cuadrada, que está cubierto con bóveda de crucería. El edificio actual es fruto de sucesivas reformas: la de finales del XVI, realizada por el humanista y bibliotecario Benito Arias Montano y las que tuvieron lugar a finales del XVIII y durante el siglo XX. También fue saqueada en el convulso verano de 1936, que supuso la destrucción de obras de arte y mobiliario, como la imagen de la Virgen, que fue sustituida poco tiempo después por una copia. En el siglo XVIII se reconstruyó la espadaña. Aquí tiene lugar la Romería de La Reina de los Ángeles, Romería por Excelencia de toda la Sierra, con la participación de las Hermandades filiales de los pueblos de la sierra. Ermita de la Santísima Trinidad (aldea de El Calabacino). Está formada por el presbiterio de un templo de mayores dimensiones que por circunstancias desconocidas no se terminó. Se conservan una pila de agua bendita y un lienzo de la Santísima Trinidad, ambos del siglo XVIII. Ermita de Nuestra Señora de la Salud (aldea de Los Madroñeros). Es un edificio sencillo de estilo neoclásico. En su interior sólo destacaremos la imagen de la Virgen de la Salud, una talla popular barroca. Ermita de San Bartolomé (aldea despoblada de Los Orullos). La ermita se encuentra a 5 km de la localidad. Se construyó a mediados del siglo XV para la población hoy desaparecida de los Orullos. De la construcción primitiva sólo queda el muro que forma la nave y los arcos transversales. El edificio se reformó a comienzos del XIX, añadiéndose la sacristía y la hospedería en el lado sur. La fachada se reformó en estilo neoclásico y de su interior sólo podemos resaltar un pequeño retablo del siglo XVIII con una imagen de San Bartolomé Alájar, declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982, posee un rico patrimonio en el que destacan su arquitectura civil, . La Iglesia de San Marcos, su casco histórico de época árabe, varias casas y molinos ( alguno visitable como restaurante ). En la Peña de Arias Montano la ermita de la Reina de los Ángeles, la espadaña-campanario neoclásico, el arco renacentista, la cueva “Sillita del Rey”  con pila bautismal paleocristiana y otras cuevas y abrigos con restos arqueológicos aún por estudiar. Y ya en el ámbito de sus aldeas, la ermita de la Santísima Trinidad en la aldea de El Calabacino, la ermita de La Virgen de la Salud en la de los Madroñeros y la ermita de San Bartolomé en los Llanos de Orullos. Arquitectura civil. Alájar es uno de los pueblos de la comarca que mejor ha conservado su caserío tradicional. Esto le valió la declaración de Conjunto Histórico Artístico en 1982. Posee casas de los siglos XVI, XVII y XVIII repartidas por los alrededores de la Iglesia de San Marcos, sus calles empedradas, estrechas e irregulares hacen que sea considerada la parte más antigua de la villa. Allí puede observarse el uso de madera de castaño para los alzados, muros de tapial o los famosos llanos o llanitos en las entradas de algunas casas, que son dibujos  realizados con trocitos de piedras blancas y negras, que en muchas ocasiones continúan en el interior de las viviendas, y que hacían más fácil el trasiego de las caballerías a los establos situados en el corral, por lo general al fondo de las casas.
Información completa sobre nuestro patrimonio en la página de Alájar de la Guía Digital del Patrimono Cultural del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico  ¡¡ NUEVO FOLLETO TURÍSTICO !!